ultrasonido

Las ondas ultrasónicas eliminan selectivamente los adipocitos o células grasas de la zona elegida sin dañar los nervios, los vasos sanguíneos ni la piel. Obteniendo resultados efectivos en tratamientos de reducción del contorno corporal, abdomen, en la parte interna y externa de los muslos, cintura, espalda, glúteos, la región por debajo de los glúteos y la región pectoral en el hombre.

El tratamiento por ultrasonido es básicamente un micro-masaje de muy alta frecuencia y pequeña amplitud. La acción es una consecuencia de este masaje. Los tejidos experimentan un aumento de temperatura originando una mayor actividad de los procesos metabólicos.

Al aplicar las ondas de ultrasonido, se produce sobre la zona a tratar un incremento de la temperatura, este calor genera un aumento de la circulación sanguínea local. La hiperemia generada es la responsable directa de la acción ultrasónica.